miércoles, 8 de septiembre de 2010

El Adanismo imperante

Después de un período de reflexión, necesario mentalmente, retomo mis soliloquios anonadado con la cantidad de cosas que han ocurrido, ocurren y van a ocurrir. Los exégetas de lo correcto y vigías de las esencias patrias deberán descolgar de los balcones tanta "banderita" porque se acabó el carbón, como decía el inolvidable Carlos Cano, repasito a los peloteros y a casita los de la canasta.

Marianillo no fue a Rodiezmo porque se está mejor degustando marisco, fumando puros y tumbado a la bartola en esa Galicia meiga, donde curiosamente este año ha habido pocos incendios será qie han vuelto los de siempre y ya no se pega fuego al mato. Tampoco se le había perdido nada, no es su lugar natural, el prefiere maitines en la Plaza del Obradoiro y abrazar a los suyos frente a la Catedral de Santiago. Otros tampoco fueron porque libremente lo decidieron y esa es su responsabilidad, nunca criticaré por lealtad a quién es mi Secretario General, pero con los que me identifico en mis convicciones si estuvieron y siempre estarán porque este es el Partido Socialista Obrero Español en el que llevó más 35 años de militancia.

Me duele este mundo descerebrado, el laissez-faire, el mirar hacia otro lado, el habernos vuelto insensibles y haber desenterrado ese engendro de las "prinarias" que nunca me gustaron y que son ajenas a nuestra cultura politica, pero los adanistas, esos que están encantados de haberse conocido y creen que antes de ellos no hubo nada, han abrazado como conversos furibundos esos fastos para mayor gloria y loor de una malentendida democracia interna.

Estos aprendices de brujo no tienen pasado, ni presente, sólo piensan en su futuro y si este barco zozobra por carecer de mapas y hojas de ruta a ellos les importa poco. Volverá de nuevo la POLITICA, con mayúsculas, seremos reflexivos, sensatos y recuperaremos el camino perdido. ¿Cómo? esa es la cuestión y en ello pondré mis cinco sentidos y mi modesto bagaje, porque estos jóvenes turcos se buscarán cómodos retiros en cualquier lugar, pero atravesar páramos es algo que aprendí hace mucho tiempo y se como se hacen las travesías tempestuosas.

Que el TNT no reviente las siglas del legado de Pablo Iglesias y cada vez se hace más necesario ser humildes y modestos, reconocer errores y emprender la larga caminata. Como mi corazón tiene dos puertas pienso aportar mi granito de arena para que en mi otro país, Portugal, mi amigo y compañero Manuel Alegre sea el Presidente de la República. El país de Pessoa bien merece un Presidente Poeta y a sua candeia hoje é mais necessaria.

Reafirmado en mis ideales me apresto a seguir siendo un combatiente.


1 comentario:

manuel dijo...

Compañero, aparte de compartir tu reflexión, aquí me tienes para aportar otro granito, y dispuesto a trabajar en la travesura del páramo, desde la base. Y con esperanza porque todavía tenemos en primera línea compañeros que siguen honrando la historia de nuestro partido.Saludos socialistas.